La Comunidad de Madrid rinde homenaje en la plaza de toros de Las Ventas al matador de toros Iván Fandiño, a quien se le va a descubrir un azulejo en los bajos del tendido 1 el próximo domingo, 13 de mayo, a las 11 horas, en presencia de familiares, gente del toro, aficionados y miembros del Centro de Asuntos Taurinos, en un sencillo pero emotivo acto.

La cerámica recuerda los más de 30 paseíllos de Fandiño en La Monumental madrileña, su salida a hombros en 2014 y la histórica corrida como único espada en 2015. “Ejemplo de valor, estoicismo y heroicidad”, reza el azulejo que, desde el domingo, pasará a formar parte de las paredes e historia de Las Ventas. Homenaje a una vida sin concesiones entregada por completo al toro que tocó su final, trágicamente, de una cornada, el pasado 17 de junio en la plaza francesa de Aire Sur L’Adour. Hasta entonces, Iván Fandiño se había convertido, a fuerza de pundonor, en uno de los toreros más queridos y respetados por la afición madrileña. Memorable fue su Puerta Grande el 13 de mayo de 2014, efeméride que ahora se conmemora mediante esta distinción.

El idilio entre el torero de Orduña y Las Ventas arrancó desde su presentación en la capital, el 12 de septiembre de 2004, tarde en la que cortó, todavía de novillero, una de la trece orejas que sumó en la primera plaza del mundo.

Desde entonces, se ganó el título de “torero de Madrid”. La primera oreja como matador de toros llegaría, precisamente, en la Feria de la Comunidad de 2010, ante un toro de Guardiola Fantoni. El vestido de aquella tarde, cedido por la familia del diestro, se encuentra expuesto en el Museo Taurino de Las Ventas

 

FUENTE: Teseo Comunicación

FOTO: Juan Manuel Fdez (Archivo)