PLAZA TOROS DEL PUERTO DE SANTA MARÍA

 

Segundo festejo de verano en el Puerto de Santa María (Cádiz), donde se han lidiado seis ejemplares de la ganadería de la “Palmosilla”, nobles pero de juego desigual en líneas generales, donde el Fandi y Miguel Angel Perera han salido a hombros, menos suerte tuvo el francés  Sebastián Castella que saludo en ambos toros desde el tercio.

Abrió plaza “Portero” nº 71,  al que el  Fandi, lo recibió de una larga cambiada desde el tercio, variado estuvo  con el capote y muy aplaudido en banderillas, cerrando el tercio con un gran par al violin,  la faena fue de poder a poder en la que el granadino supo dosificar y aguantar por ambos pitones las embestidas del animal, gustándose en ciertos momentos de la lidia, mató de estocada casi entera, y paseo la primera oreja de la tarde.

El Fandi en el cuarto estuvo sublime con el capote, cerrando con un quite por lopecinas y tafalleras, para después verlo brillar nuevamente en banderillas, comenzaría toreando con la franela de rodillas, compuso una faena de entrega, mato de gran estocada y pasearía de nuevo otra oreja.

Sebastián Castella  no tuvo su tarde, su primero un toro de escaso juego, reservón y con poca fuerza, que fue apagándose en el trascurrir de la faena, poco o nada pudo hacer desde su salida, aún así el público obligaría a saludar montera en mano desde el tercio.

El quinto de la tarde, en sintonía con el primero de su lote, al que puso en aprietos al picador Jose Doblado, derribando estrepitosamente, hasta en dos ocasiones,  por suerte sin consecuencias, faena brindada por el francés al público, que  discurrió sin transmisión  ni calado en  los tendidos, mató a la primera y recibió nuevamente  una ovación desde el tercio

Miguel Angel Perera recibió a “Añejo”, nº 40, gran toro con el que pudo interpretar el toreo más puro, con mucho gusto fueron las chicuelinas que interpreto el extremeño,  en banderillas saludaría montera en mano Javier Ambel y reconocer la gran brega de Curro Javier, con la muleta llegaron los momentos de más calado en los tendidos, empezó Perera con dos pases cambiados por la espalda desde el centro del anillo, para ir metiendo en el canasto a este buen toro de la  Palmosilla, que se dejó por ambos pitones, mató de gran estocada y le fueron concedidas las dos orejas del animal.

El sexto y último toro de la tarde, fue a priori el peor del festejo, desrazado y flojo con el que el extremeño poco pudo hacer, salía andando de cada muletazo y mirando a los tendidos, falto de fuerza hasta llegar a echarse y tener que ser apuntillado.

El Puerto de Santa María (Cádiz), domingo 5 de agosto de 2018. Media plaza, toros de La Palmosilla,  descastados y desiguales de comportamiento excepto el tercero de la tarde.

. El Fandi, Oreja tras aviso y Oreja tras aviso.

Sebastián Castella, Ovación con saludos en ambos.

Miguel Ángel Perera, Dos orejas y Silencio