La localidad onubense de Hinojos vivió este sábado una emotiva jornada taurina en la que todo el pueblo se volcó para apoyar al joven torero local Diego Vázquez. El acto sirvió para reactivar taurinamente este pueblo, que no cuenta con demasiada tradición en lo que a Tauromaquia se refiere.

Todo fue gracias a la generosidad de toreros como Tomás Campuzano y los hermanos Javier y Borja Jiménez y de la rejoneadora Lea Vicens, que junto al aficionado local Miguel Ruiz de Vargas y con el periodista José Enrique Moreno como moderador, compusieron una mesa en la que se abordaron temas como la vocación, la ilusión y la afición, todas ellas cualidades necesarias en todo aquel que emprende el difícil camino del toreo.

El acto estuvo presidido por el alcalde de Hinojos, Miguel Ángel Curiel, quien afirmó que su obligación es apoyar cualquier iniciativa cultural y artística que surja en su pueblo y recogió con naturalidad la propuesta del aficionado Miguel Ruiz de Vargas de construir una plaza de toros en esta localidad aprovechando que el pueblo se ha movilizado en torno a su nueva esperanza torera. Todos los componentes de la mesa animaron al joven Diego Vázquez y resaltaron la importancia de que su pueblo esté volcado de esa forma con él, recalcándole conceptos como la afición y dedicación, que debe tener muy presentes para ser alguien en el mundo del toro.

Más de 300 personas asistieron a esta tertulia matinal celebrada en los Salones Atalaya, aunque se superaron las 500 invitaciones vendidas para el acto, que contó con almuerzo y diversas actuaciones musicales, lo que da una idea del grado de implicación de un pueblo que vuelve a hablar de toros

 

FUENTE Y FOTO: Toromedia Comunicación