La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo SostenibleCarmen Crespo, ha defendido en el Parlamento que la ganadería de lidia se pueda beneficiar de ayudas en la nueva Política Agraria Común (PAC) al considerarlo un “sector vital para la dehesa de Andalucía”. De hecho, se ha comprometido a estudiar una línea de ayudas específica, similar a la anunciada para el equino de cría, a través de los fondos del PDR que la Unión Europea ha habilitado para sectores gravemente damnificados por el Covid-19.

La Consejería aborda la problemática del sector del toro exclusivamente como una cuestión ganadera y desde la perspectiva de su apuesta por las razas autóctonas. Crespo ha explicado que mantiene una interlocución fluida con sus representantes y que se está tratando de eliminar la incompatibilidad entre ayudas, de forma que el ganado de lidia tenga cabida en las ayudas agroambientales y a la ganadería extensiva.

“Sabemos las circunstancias en las que se encuentran y tienen el compromiso de esta consejería de estudiar una línea más de ayuda, que se sumaría a las que ya se han pagado a razas autóctonas, entre ellas al ganado bravo”, ha añadido la consejera, que ha subrayado que “es necesario que Europa entienda que es una ganado vital para la dehesa y no vamos a admitir que se pongan en cuestión las ayudas de la PAC futura para este sector”, ha añadido.

Medidas a la ganadería extensiva

La consejera ha detallado en comisión parlamentaria algunas de las medidas de su departamento destinadas a ayudar al sector ganadero andaluz, que genera más de 32.000 empleos en explotaciones y agroindustrias andaluzas y que, además, genera y mantiene ecosistemas medioambientales.

En este sentido, Crespo ha resaltado que ha sido el actual Gobierno de Andalucía quien ha convocado las primeras ayudas a la ganadería extensiva, con un presupuesto que ha alcanzado los 70 millones de euros, “casi triplicando el presupuesto anterior” par atender a casi 4.000 solicitudes recibidas. Asimismo, Crespo ha hecho hincapié en las ayudas destinadas a mitigar el cierre del canal Horeca (hostelería, restauración y catering). “Ya hemos abonado 16 millones de euros a cerca de 8.000 ganaderos y 2,7 millones a 71 pymes agroalimentarias dedicas al secado de jamones, paletas y embutidos”, ha indicado, antes de remarcar que se van a poner otros 12,2 millones de euros a disposición de los ganaderos de equino de cría, afectados gravemente también por la pandemia.

Por otro lado, la consejera ha puesto el acento en la apuesta por las Agrupaciones de defensa sanitaria ganadera de Andalucía (ADSG), con más de 10 millones movilizados en el último año, y por el mantenimiento de razas autóctonas, para lo cual se destinan 3,5 millones de euros. En este punto, Crespo ha resaltado el “hito histórico” que supone para el sector ganadero andaluz la erradicación de los casos de brucelosis ovina, bovina y caprina.

PAC y rebaja fiscal

Al margen de los incentivos, la Consejería también muestra su apoyo al sector andaluz defendiendo a los pequeños ganaderos con pocos derechos en la Política Agrícola Común (PAC) y un territorio de pequeño tamaño, que con el Real Decreto de Transición aprobado por el Gobierno de España registrarán pérdidas en sus ayudas que, en algunos casos, podrán llegar al 40%.

Además, desde la Junta se ha solicitado el Ejecutivo central una rebaja fiscal del 50% con carácter general para todos los subsectores ganaderos. Este porcentaje se eleva al 100% por un lado, para los módulos del IRPF de 2020 de los productores de ovino y caprino, bovino de carne y porcino ibérico dado el impacto del cierre del canal Horeca en estos ámbitos; y otro lado, para los apicultores, afectados por la escasez de precipitaciones del año pasado, la bajada de los precios y la incidencia de enfermedades animales.

Beneficios medioambientales

La actividad ganadera andaluza genera alimentos de calidad, contribuye a fijar la población al medio rural y es un ejemplo de crecimiento ordenado y sostenible. Además, aporta posibilidades de generación de valor añadido a través de actividades relacionadas con la producción ganadera, tanto en el ámbito de los suministros y servicios (fábricas de piensos, transporte y logística) como de transformación (mataderos, cárnicas o distribuidoras entre otras).

Asimismo, la ganadería contribuye a mantener ecosistemas agrosilvopastorales modélicos que, en diversos casos, están reconocidos como espacios Natura 2000 o reservas de la Biosfera, como ocurre en las Dehesas de Sierra Morena (Córdoba). Esta actividad facilita también la lucha contra el cambio climático al facilitar en la fijación del dióxido de carbono en los suelos y el arbolado, ayuda a frenar la erosión, colabora en la prevención de incendios forestales e incide en el mantenimiento de la biodiversidad animal a través de la conservación del patrimonio genético de razas autóctonas ganaderas de Andalucía

FUENTE: Prensa Consejería Agricultura Junta de Andalucía