El Capítulo de Granada de la Fundación del Toro de Lidia ha diseñado un programa de actividades que estimule la actividad de las ganaderías de bravo que existen en la provincia, a fin de poder contribuir a la crítica situación que están atravesando.

Bajo el nombre de “SOS Campo bravo granadino”, los aficionados de la provincia han elaborado, conjuntamente con las ganaderías de lidia y las distintas escuelas taurinas de la provincia, un calendario de tentaderos con los que dar salida al excedente de animales que nutren las fincas de las cuatro explotaciones pecuarias que se dedican a la crianza del toro bravo en la provincia; todo ello, a la vez que se promueve la formación de los novilleros sin picadores granadinos.

Estos tentaderos admitirán una entrada limitada de aficionados que, con un bajo aporte económico, ayudarán a asumir los costes de las reses que servirán de preparación a los alumnos de las escuelas, al tiempo que aliviarán, en parte, la preocupante situación por la que están pasando estas ganaderías.

El coordinador de esta iniciativa, Fernando Díaz, señala que “la afición de Granada, por medio de la Fundación del Toro de Lidia, se ha hecho eco de la situación tan difícil por la que están atravesando las ganaderías de nuestra provincia y como aficionados, de forma voluntaria, debíamos contribuir a paliar parte de la crisis económica que están atravesando los ganaderos, ayudándoles a aliviar el coste tan elevado que tiene el toro de lidia”.

Díaz ha diseñado, conjuntamente con las distintas ganaderías y la dirección de las escuelas taurinas de la provincia (Atarfe, Baza, Granada y Motril), un calendario y un sorteo para distribuir el orden en el que tendrán lugar los distintos tentaderos y que se llevarán a término los últimos sábados de los meses de mayo, junio, julio y septiembre. Las ganaderías que participarán en este certamen son las que aparecen inscritas dentro de la Asociación de Ganaderías de Lidia: la de Miguel Prados, en Íllora; de Castillo de la Reina, en Lanteira; de Francisco Porcel, en Lugros; y de los Herederos de Francisca Balderas, en Güéjar-Sierra

FUENTE: Prensa Fundación Toro de Lidia